221

los juegos simbólicos

Como niños, todos disfrutamos juegos de rol, a veces sin darnos cuenta. Fuimos policías o ladrones, astronautas, forajidos del Oeste… o miembros de una familia en la pequeña casita de madera.

Esas construcciones lúdicas eran una de las mejores oportunidades para usar nuestra imaginación. Así debería ser, siempre. Por eso te ofrecemos una gran variedad de juegos de este tipo, para que tus hijos también echen a volar su creatividad. 

Hoy queremos hablarte un poco más sobre esos juegos simbólicos, para que recuerdes tu infancia y se la compartas a tus hijos. 

Un juego simbólico

No hay nadie mejor para los juegos de rol que nuestros pequeños. Lo viven de forma innata. Sin darse cuenta, desarrollan situaciones imaginarias en las que se convierten en cualquier cosa que quieran ser. Esto es el juego simbólico, que juega un papel muy importante para el desarrollo emocional y cognitivo de los niños.

El juego simbólico es cualquier juego espontáneo, que surge de modo natural en casa, el parque o la escuela. Los pequeños utilizan su capacidad de representación mental para recrear todo un escenario de juego. Hacen como si fueran otra persona o personaje (real o imaginario). 

Este tipo de juego les deja exteriorizar conductas aprendidas mediante la observación, pero también estimula el aprendizaje de nuevas experiencias. Además, facilita la expresión de sentimientos, la activación de habilidades y competencias socioemocionales. 

Las casas de madera son una de las plataformas ideales para este tipo de juegos. Hay muchos elementos que pueden encontrar dentro de ellas, lo que facilita su imaginación y les da horas de mucha diversión e imaginación. 

 

Beneficios del juego simbólico

El juego simbólico estimula el desarrollo de las funciones físicas, psíquicas, afectivas y emocionales de los niños. 

  1. Fomenta la imaginación y la creatividad. 
  2. Incentiva el aprendizaje de nuevas conductas. 
  3. Promueve la adquisición de habilidades y competencias sociales, como trabajo en equipo, cooperación, negociación y empatía. 
  4. Permite la adquisición de nuevo vocabulario. 
  5. Libera tensiones porque les deja exteriorizar sus emociones. Pueden manifestar sus miedos, angustias, rabia o tristeza de un modo adecuado, sin que nadie los reprenda. 
  6. Facilita el conocimiento de sus propias posibilidades físicas, desarrollando su psicomotricidad y el dominio de su cuerpo.
  7. Facilita el conocimiento del entorno que les rodea y el funcionamiento de las cosas. 
  8. Fomenta la autoestima y el autocontrol, dándoles autoconfianza.
  9. Estimula la curiosidad (motor de cualquier aprendizaje) y estructura su pensamiento. 

Ya lo tienes. Ahora que sabes más de los juegos simbólicos, deja que tu niño pase momentos increíbles con su imaginación y entre sus amigos. Puedes empezar con nuestro catálogo de juegos de madera. Dales la diversión y el aprendizaje que se merecen.

 

Con apoyo de Mobipark & guiainfantil.com



Artículos de interés que no te puedes perder